En el camino a una nutrición personalizada

Desde 1980 y cada cinco años, una nueva edición de la Guía Alimentaria para los Americanos es publicada, su objetivo es hacer las recomendaciones necesarias para llevar una dieta saludable y nutricionalmente adecuada, además de promover el cuidado de la salud y prevenir enfermedades crónicas . Sin embargo más allá de reglas generales de alimentación, recientes investigaciones científicas apuestan por dietas personalizadas.

Las investigaciones sugieren que cada uno de nosotros tiene una única forma de absorción y metabolización de nutrientes, y bajo esta premisa trabajan científicos y emprendedores con el fin de dar unos consejos alimenticios más efectivos, basados en factores distintivos como características genéticas, bacterias intestinales, tipo de cuerpo y exposiciones a químicos.

Eran Elinav, inmunólogo del Instituto de Ciencia Weisman argumenta que el fallo en el control de la epidemia de la obesidad, es que todos no podemos seguir la misma dieta, ni los mismos consejos alimenticios, pues todos somos diferentes. El Doctor Elinav, encontró en su investigación variaciones en el comportamiento de la glucosa al analizar 800 sujetos alimentados con exactamente la misma comida. Algunos participantes presentaron fuertes aumentos de azúcar en la sangre cuando consumieron helado o chocolate, mientras que otros, ante el mismo estímulo alimenticio su nivel de azúcar en la sangre se mantuvo plano. Grandes variaciones se presentaron también frente alimentos como el sushi o el pan integral, lo que no deja bien parado el índice glucémico, el cual es usado desde hace mucho tiempo para clasificar los alimentos según sus efectos en los niveles de azúcar en la sangre, y de paso el estudio pone en duda la fiabilidad del cálculo de calorías que aporta cada alimento. Acorde a la investigación, la capacidad de extraer energía de los alimentos (entiéndase aporte calórico) difiere de cada persona.

El estudio del Instituto Weizman, combinó las respuestas de la glucosa con la información obtenida de los sujetos: bacterias intestinales, consumo de medicamentos, historias familiares y estilos de vida. Con ello construyeron un algoritmo para predecir la respuesta de los niveles de azúcar en la sangre, no solo basado en el alimento, sino en las características mencionadas del sujeto que lo consume. El algoritmo fue utilizado en 100 pacientes prediabéticos que con su uso pudieron reducir notablemente sus niveles de azúcar. Elinav es consciente que se requiere de más investigación, las interacciones los diferentes factores que influyen en la nutrición de una persona son infinitamente complejas.

Por | 2017-07-30T22:06:25+00:00 Enero 13, 2016|Salud|

Acerca del autor:

Johanna Aguasaco Fonseca
Leidy Johanna Aguasaco Fonseca es una comunicadora y periodista con gran experiencia en ambientes digitales, y realización audiovisual. Directora del proyecto Indepenmedia. Actualmente se encuentra adelantando estudios de maestría en divulgación científica, medio ambiente, tecnología y salud.